Día 3 en Amsterdam

Cinco agotadores días en la cuidad de las dos caras. Una del vicio y del ocio donde las leyes se escriben al revés.

Y otra parte una impresionante ciudad bañada por decenas de espectaculares canales y coloreada por infinitos campos de tulipanes.

Amsterdam is different, Amsterdam is freedom

23 de Septiembre entre gnomos y pintas

~ Volendam

Impresionante pueblo al norte de Ámsterdam, compramos los billetes en la estación central y en apenas 30 minutos llegamos al destino.

Tengo que hacer un inciso para hablar de la cafetería de la estación central xD. En cada viaje he tenido mi pequeña adicción al café:
– En EEUU fue el Vanilla Sky que por 1$ me volví a adicto
– En Ámsterdam fue el café con leche de la estación central, cada vez que pasábamos por ella ( y no eran pocas veces), caía uno.

PD: Y no era el único….

Volviendo a Voldendam, teníamos toda la mañana para pasear por el puerto y disfrutar de las impresionantes casas de madera, cada una de color y al mas puro estilo Holandés. Compramos suvenirs y nos dio tiempo para descansar en el puerto.

Tengo entendido que algunos días la gente del pueblo sale con las vestimentas típicas de Holanda y pasean por el pueblo dando un ambiente aun más si cabe Holandes.

~ Mercado de las flores

Uno de los sitios mas conocidos de Ámsterdam, tuvimos que correr para poder ir a verlo, cerraban pronto así que apenas tuvimos 40 minutos para ver el mercado.

Vimos los diferentes tipos de plantas y semillas, desde plantas carnívoras, pasando por cientos de tulipanes hasta plantas de marihuana.
Dani y yo compramos una bolsa de 50 bulbos de tulipanes que nos salio por 10 euros.

~ Setas y Bull Dog

Llego la hora de las esperadas setas, habíamos leído, buscado información e incluso preguntado ya en varias tiendas. Efectos, contraindicaciones, tipos, duración y un largo etcétera que nos habíamos “empollado”.

Entramos en un smartshop del centro y nos aconsejaron comprarnos 10gr entre dos personas por ser la primera vez y de las mas flojitas la Mexicana.

Nivel de flipe = 3 planetas y medio sobre 5 xD

El prospecto lo decía bien claro, comer en espacios abiertos así que que mejor que hacerlo en un parque, Vondelpark.
En fila sentados como esperando el milagro fuimos comiendo las setas, setas que por cierto sabían muy mal, de un sabor extremadamente amargo y de su apariencia ya ni hablamos.

Víctor y Ángel no se apuntaron, decidimos que dos personas al menos estuvieran en condiciones por si hubiera algún problema.
Supuestamente el efecto tardaba 40 minutos y si, hubo efectos. Poco a poco iban apareciendo, particularmente:

– Los colores resultaban más llamativos
– Pesadez en las piernas al andar
– Una continua tontería y ligera ida de cabeza

Por supuesto no eran grandes efectos ya que con 5gr es la menor dosis pero era increíble como podías llegar a emparanoiarte con cualquier cosa, mismamente una goma o un papel.

Tras estar dos horas en el parque y con alguna risa entre otra, sobre todo Rebe y lety nos fuimos a tomar unas cervezas al Coffe Shop Bull Dog.

Comenzamos con medias pintas de Heineken Ice en su vaso helado y con buena música de fondo.

A la hora y media el panorama era radicalmente contrario. Ya no eran medias pintas sino pintas y no una ni dos sino unas cuantas, dejamos las banquetas y nos pusimos a bailar en mitad del Bull Dog.

Sobre las nueve de la noche el bar se empezaba animar y el DJ nos puso unas cuantas, el tiburón, aserejé e incluso la canción del mundial en castellano.
El ambiente era increíble y sin duda la primera fiesta en Ámsterdam fue de 10.

El baile de Dani no podía faltar