Día 4 en Amsterdam

Cinco agotadores días en la cuidad de las dos caras. Una del vicio y del ocio donde las leyes se escriben al revés.

Y otra parte una impresionante ciudad bañada por decenas de espectaculares canales y coloreada por infinitos campos de tulipanes.

Amsterdam is different, Amsterdam is freedom

24 de Septiembre De canal a canal y tiro porque…


Tras recoger los bártulos y una buena ducha fuimos hacer el check out.

Por delante teníamos un día que iba a dar mucho de si, el primer destino fueron las consignas de la estación central. Una vez olvidados del problema de las maletas empezamos a organizar el día.

Con nuestro querido café en mano fuimos a comprar los billetes para el viaje en barco por los canales.

~ Canales de Ámsterdam

Sin duda visita obligada

El paseo de algo mas de 40 minutos recorre el canal principal de Ámsterdam y  los sitios mas emblemáticos de la ciudad.

La única pega que le podría encontrar es que el audio, solo esta disponible en Ingles y Holandés.

~ Begijnhof

Uno de los rincones mas escondidos de Ámsterdam y no es para menos ya que en su interior se encuentran unos patios inmensos plagados de jardines y una capilla que se construyo en  1419 de forma clandestina.

Nos toco dar un par de vueltas para encontrar lo

La tranquilidad que se respira y lo inmensos patios lo hacen sin duda de uno de los rincones mas bonitos de Ámsterdam.

~ Museos Van Gogh y Rijksmuseum

Aprovechamos el día para comer y descansar en lo jardines de “museumplein”.

Sin embargo Rebeca, David y Paraguayo no querían descansar sino mas bien todo lo contrario, querían euforia gg. De postre comieron un bizcocho de Marihuana así que luego no había quien les aguantase xD

~ Ámsterdam Arena

El viaje en el metro fue carcajada tras otra y toda la culpa la tienen los bizcochos de Ámsterdam. David y Paraguayo no pararon de reírse en todo el camino. Cuando parecían que se habían calmado, cruzaban las miradas y de nuevo a reírse, ¿Por qué?, ni ellos lo saben.

Cuando quisimos entrar al museo nos llevamos le chasco, esté no esta dentro del estadio sino en el centro de Amterdam y la entrada era muy cara. Intentamos convencer les para que nos dejaran entrar a ver el campo de fútbol pero fue imposible. Estaba todo bajo vigilancia ya que el derbi Ajax – Twente se jugaba en apenas 4 horas.

De vuelta al metro nos encontramos con algún percance. Los ultras del Ajax  llegaban al estadio y nos los cruzamos, primero un grupo de tres, nos llamaron bastardos (pasamos de largo como si nada).

Después, un segundo grupo de 20, se nos acercaron y nos preguntaron de donde éramos, al decir España nos dejaron de lado, ¿Qué hubiera pasado si fuéramos hinchas del Twente? mejor ni imaginarlo.

~ Sábado noche

La noche prometía ser larga, compramos unas cuantas cervezas y nos fuimos de nuevo al parque VondelPark.

En Ámsterdam esta permitido fumar, la prostitución pero creedlo o no, teníamos dudas sobre el botellón. Preguntamos a unos policías que solo les falto descojonarse en nuestra cara.

Aguantamos unos mejor que otros, a la pobre Rebe le empezó a pasar factura el bizcocho y se nos quedo dormida. Después de 5 horas de euforia es lo que tiene… jaja

Alternamos entre el Bull Dog Caffe y un bar Argentino que nos ofreció unas copas gratis y que no iban a ser mas que el inicio de una larga lista.

Poco a poco fuimos desapareciendo con un mismo destino, el aeropuerto. Víctor, Lety, Keko y yo fuimos los últimos en despedirnos de Ámsterdam.

La vuelta al aeropuerto fue un autentico caos. Víctor era el único que sabia que tren coger y era el mas perjudicado de todos!!,

–         Víctor ¿Cual es el numero del tren? – eeee, tengo sueño

–         Víctor, responde – eee, no sé

–         Víctor, que te suelto una hostia!! Jaja

Al final, tras preguntar, correr, pasar frió, sentarnos en medio del vagón; Llegamos al aeropuerto sobre las 5 de la mañana y allí, como vagabundos en mitad de la terminal estaban los demás.