Día 14 en EEUU

Cruzamos el charco para vivir uno de los viajes mas vibrantes. Veintiún días de aventuras por los Estados Unidos de Abraham Lincoln, de la libertad y de las hamburguesas gigantes. 4000 km por la costa Oeste donde emularemos a los vigilantes de la playa, jugaremos un BlackJack, conviviremos con osos negros y seremos presos por un día.

Esto es LOST IN USA’10

3 de Septiembre A los pies del gigante

~ Tramo Naranja (Sequoia National Park) California

Había pasado la peor noche de todo el viaje, en la que se junto: el frió, los dolores por no tener esterilla y las decenas de mosquitos que se dieron un festín a nuestra cuenta (y eso que teníamos sprays, sonidos y pulseras).

Por la mañana fuimos a ver las cuevas “Cristal Cave”, que previamente cogimos un tour guiado de aproximadamente unos 45 minutos.  Las cuevas eran bonitas pero en España hay cuevas mucho mas espectaculares.

Por la tarde hicimos la ruta del “General Sherman”, un ruta entre secuoyas que nos hicieron sentir como auténticos gnomos. Por un instante dejamos a un lado la realidad y vivimos en un mundo de gigantes.

 

Nos fue imposible captar una secuoya completa

 

Si algo nos resulto curioso, eran las numerables zonas quemadas que tenían las secuoyas. Y como todo en esta vida,  tenía una buena explicación:

 [sacado del Blog de Ignacio Izquierdo]

Los incendios siempre sucedieron, antes del hombre y seguirán sucediendo. Es la manera que tienen los bosques de rejuvenecerse, de limpiarse. Cierto es que el daño puede ser grande, pero la naturaleza sabe cuidarse por si sola. El problema viene cuando el ser humano en su desconocimiento intenta evitarlos y no acaba sino aumentando las posibilidades de un incendio aún más grande que sea realmente dañino (sin meter en el tema, lógicamente los incendios provocados).

sí, durante el siglo XX, se intentó controlar y evitar los fuegos. Esto hizo que aparecieran nuevos árboles como el Abeto Blanco, a la vez que se acumulaban combustibles en sus suelos. ¿Resultado? Si un fuego finalmente se producía sería de una intensidad mayor y gracias a los abetos alcanzaban una altura mucho mayor donde si afectaba a las coronas. Al intentar hacer el bien, no se había si no condenado a los gigantes.

No fue hasta 1970 (apenas hace 40 años) que se descubrió la relación entre el fuego y las secuoyas. Afortunadamente no fue demasiado tarde y comenzaron a hacerse quemas controladas, mientras se dejaban que los incendios naturales siguieran su curso. Quedaba, como tantas veces, mucho que aprender antes que intervenir.

[/final]
Ni entre 5 personas abarcabamos el tronco

 

Al volver al camping, Cristina destrozó nuestros oídos con un grito tal que: UN OSOOOO!!!. Ahí estaba,  a doscientos metros en una ladera. Nuestro primer día y ya vimos un oso negro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: