Día 9 en EEUU

Cruzamos el charco para vivir uno de los viajes mas vibrantes. Veintiún días de aventuras por los Estados Unidos de Abraham Lincoln, de la libertad y de las hamburguesas gigantes. 4000 km por la costa Oeste donde emularemos a los vigilantes de la playa, jugaremos un BlackJack, conviviremos con osos negros y seremos presos por un día.

Esto es LOST IN USA’10

29 de Agosto fumando la pipa de la paz

~ Tramo Morado (Cañon del Colorado – Havasupai) Arizona

Al día siguiente para evitar el calor salimos de madrugada y elegimos un camino más corto. Se suponía que no teníamos permiso para  “South Kaibab Trail” que eran cinco kilómetros menos pero mucho mas empinado. Aun así, nos la jugamos y llegamos arriba en poco más de cuatro horas.

Totalmente “muertos” a causa de los once kilómetros de subida sin descanso (lo mas llano que vimos fue el  acceso a unos baños) y sobre todo del sol abrasador que desde las diez nos pegaba con toda su fuerza.

Arriba del cañon, sacamos el bote de nocilla, galletas de chocolate y las empezamos a untar en el bote de nocilla, todo valía para coger fuerzas. Descansamos durante treinta minutos dando a unas ardillas de comer y viendo como algunos intentaban hacer algunos metros de la ruta con tacones y bailarinas.

Sagredo y yo éramos los únicos partidarios de realizar la ruta de Havasupai, antes del viaje había estado leyendo información sobre Havasupai y las fotos que salían de las cascadas eran impresionantes, no quería perdérmelas.

Fuimos directamente a Seligman, un pueblo curioso en mitad de la ruta 66. Todas las casas hacían mención a la ruta 66, había un montón de motos y maniquís disfrazados pero lo mas importante es que había un restaurante de carretera. Las ganas que tenia de entrar a uno de estos!!.

Recordando los capítulos de Herores (igual Sylar estaba en alguna de las mesas :P), entramos y preguntamos si daban de comer y así era. Nos metimos un gigantesco plato de espaguetis a la boloñesa y unas ensaladas, quedamos como reyes.

Eran las cuatro cuando decidimos que hacer. Todos menos Dani, Sagredo, Pascu y yo se quedaban a dormir en uno de los moteles de Seligman, los demás nos aventuramos hacer la ruta de Havasupai.

Havasupai es una reserva india que se encuentra al final de un cañon, la ruta son doce kilómetros que te llevan hasta el poblado y tres kilómetros más hasta las cascadas.

Llegamos a las cinco, dejamos el coche  y comenzamos la ruta a un paso mas que rapido.

Apenas había 900 metros de bajada y todo lo demás era llano, pero no iba ser coser y cantar. El terreno era pedregoso y con mucha arena lo que lo convertía en un peligro para nuestras rodillas que ya estaban resentidas.

Llegamos al poblado sobre las 19:15, en apenas dos horas y cuarto habíamos hecho los doce kilómetros, imaginaros el paso que llevábamos. Al llegar a nuestro albergue era casi de noche, así que la india nos dio la llaves y mañana por la mañana debíamos pagar.

Havasupai me lo esperaba mas “indio”, pero ni plumas, ni pipas de la paz ni nada por el estilo. Vivian en casas prefabricadas, había un colegio y hospital dentro de la reserva, se movían en quads y yegüas y por las mañanas un helicóptero les llevaba agua y alimentos.

Nuestras habitaciones eran dignas de un hotel de 3***, dos camas familiares, aire acondicionado, televisión y una ducha. Con el cansancio que teníamos cenamos fuera  y nos fuimos a dormir a las diez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: